martes, 20 de enero de 2009

El doble

Tuve un doble y no hubo casting.

Pero se aprendió tan bien mis líneas,

mis movimientos, mis posiciones,

que, en un triste y torpe descuido,

me robó el papel. Me han despedido.

3 comentarios:

Paty dijo...

Malditos dobles!!, esos que te imitan, te persiguen y te roban todo lo tuyo.

Usurpadores dr personalidad.

Saluditos...

mel dijo...

Benedetti diría "por suerte somos otros".

Un abrazo bien bien grande!

Te quiero mucho, bezo...

Anónimo dijo...

Como dirían tú y Rosalía: "Wop" (aunque quizá con diferente ortografía). A veces, debería añadir, nos volvemos el doble de nuestra propia vida, asumiendo lo que no somos y destruyendo lo que alguna vez fuimos. Hay que luchar contra eso, a espada y capa.

Jetsé